FORTALEZA (Diciembre)

 

Jueves 14 de diciembre de 2017. Pamplona

Canaliza: Mireia Adelantado Franch.

 

FORTALEZA

 

 

Fortaleza es la palabra que guía la trayectoria de todos. Fortaleza es la única balanza que no entorpece el paso de ningún caminante.

No hay fortaleza en aquel que decide ir por delante. La hay en el que decide caminar y no dejar a nada ni nadie de lado.

Aquel que no decide adelantar ni adelantarse es el que camina al lado de todos y todo por igual.  Aquel que con su paso acompañado, acompasado, al lado, invita a sentir que en caminar se encuentra la verdadera fortaleza de la Unidad.

El que se adelanta y adelanta a los demás pierde la fortaleza en el adelantamiento. La fortaleza es la Unidad, al lado, de la mano, sin prisa, acompasados al ritmo original. A tiempo. Al momento preciso. Al momento del tiempo UNO. A la par.

Fortalece el que camina al lado de todo lo que el mismo ha dañado al haberlo dejado de lado cuando quiso adelantar y adelantó. En aquel tiempo que se desacompasó del tiempo UNITARIO.

Al ahora caminar al lado, aquel que en aquel tiempo adelantó, ya no ve necesario tal adelantamiento. Ya lo experimentó. Vuelve a la Fortaleza que es la UNIDAD, en plena conciencia de aquello que en aquel tiempo en el que se desacompasó sintió.

Ahora ya ve como el caminar al lado. Ahora se siente acompasado, acompañado, acompañando. Fortalece su mano a aquel que duda de continuar de la mano. Pues su mano sostiene desde la Fortaleza de aquel que se ha desacompasado y ha experimentado el soltar la mano. Esa misma mano es guía ahora de aquel que duda en soltarla. Todo lo experimentado le es expresado al caminar al lado. “Ya lo experimentó mi hermano, ya no es necesario que lo experimente yo”.

Entonces la Fortaleza marca el punto de inflexión en las dos manos. La que se soltó y volvió a tomar la mano y la que dudaba si soltar la mano y tomar la de aquel que la había soltado.

Asunto zanjado.

La fortaleza que es la Unidad ya ha operado.

Ahora ambos caminan al lado, de la mano. Ahora todos tomamos de ambas manos:

De la que se soltó y retomó y de la que dudó y permaneció. No hay desencuentro entre hermanos sino transmisión de mano a mano.

Aquel que soltó la mano experimentó la ausencia de Fortaleza en el adelantamiento, que no fue en vano.

Pues al tomar de nuevo la mano transmitió desde la Fortaleza la ausencia de Fortaleza. Y aquel que dudaba en soltar la mano, sintió la ausencia de la Fortaleza en la Fortaleza de la misma mano. 

Siente todas las manos desde la Fortaleza que es la Unidad. No rechaces ninguna mano.

Al que se adelanta y te adelanta, tiéndele tu mano. Sin esperar que cambie de opinión, sin que tu caminar se desacompase del Tiempo Unitario. 

 

 

       Feliz caminar

       en la Fortaleza que 

       ya es en cada

       mano la Unidad.

 

      

       UNA MANO

       UN HERMANO