IN FINITO (Abril)

Jueves 13 de abril de 2017. Pamplona

Canaliza: Mireia Adelantado Franch.

 

IN FINITO

 

   Cada partícula del ser que eres porta en ella la clave de la vida eterna.

   El IN FINITO no es más que lo que somos en Unidad.

   En nosotros se encuentra el principio y el fin en una sola forma.

   Si quieres comprender lo que ocurre en estos momentos dentro de ti, tan solo debes recurrir a la conexión in finito en ti y recordar:

   Nadie lo hará por ti, aunque creas que otros lo están haciendo por ti no es así. La conexión in finito es ti es un don de la Fuente que de esta forma se manifiesta a través de ti.

   No hay nada que comprender, es 1 sola pieza unida por la conexión de un in finito de piezas inexplicables, incontables, inconmensurables.

   La armonía de las piezas que configuran el ser que somos no se pueden contar, ni re-unir de forma humana.

   Copiar el in-finito no es posible. No es real.

   Las copias de lo que creéis que es finito, no se asemejan a lo infinito que configura el ser que somos.

   El eje de lo infinito en nosotros Uno es el punto de encuentro. El punto de conexión, la tríada.

   In finito, dentro del fin se encuentra el principio y viceversa. No hay trampa ni invento. In finito es la clave que se encuentra en cada una de las partículas que configuran el ser que somos. 

   Calcular y copiar y creer que podemos calcular y copiar es no sentir el in finito como el don que es de la Fuente. Es distorsionar su mensaje, intentar acallarlo y alargar el naufragio para no tomar la Tierra tal y como es. Un lugar de expansión más de lo infinito del ser que somos.

   Intentar comprender es naufragar una y otra vez en las lagunas de la memoria que paraliza los recuerdos y distorsiona los mensajes.

   En el aquí y ahora el infinito brilla en cada una de las partículas del ser que somos.

   No nos falta nada, no hay nada que construir o destruir, pero sin embargo si es imprescindible abrazar la conexión infinito en nosotros para no entrar en duda y volver a naufragar.

   La duda es frenar la conexión infinito en nosotros por creer poder frenarla.

   Lo que en la Tierra llamáis el poder de la mente, es capaz de generar a través de la duda un freno aparente. Y a partir de ese freno aparente co-crear una visión distorsionada del Plan in finito en nosotros. Capaz de creer que a través  de  ese freno podéis apretar el botón de freno en todo y en todos a la vez. Y algunos de vosotros os acurrucáis en lo que autodenomináis poder de la mente.

   El poder de la mente no es ilimitado si no conectáis la mente humana a la conexión infinito del ser que somos. Solo así retomará su posición real. La mente humana es un don de la Fuente, no es el director de la orquesta, ni la flauta, ni el clarinete.

   La mente conectada a la conexión infinito entra en el Plan de la Fuente. Entra porque forma parte de la orquesta, es el trombón, el expansor, no el director.

   El sonido del trombón es fuerte y a veces solo parece que existe trombón en la orquesta pero es un efecto, no es real.

   La orquesta la crea, la distribuye, la organiza, la ama, la cuida, la mira, la sustenta y la vive la Fuente.

   La orquesta tiene un solo director que no se ve, ni se oye como vemos y oímos al trombón. El trombón se lleva los aplausos y los gritos según suene. La Fuente dirige sin dirigir, sin ser vista ni oída aparentemente mientras en la orquesta suena no solo el trombón.

   Cuando trombón y flauta suenan al unísono ya no vemos, ni oímos trombón y flauta. Sino que sentimos la conexión de la unión infinito en nosotros, el punto de encuentro.

   La flauta que aparentemente puede ser pisada por el trombón, tiene la capacidad de fusionarse en él y a través de él actuar en armonía con todos los demás instrumentos.

   El que es capaz de fusionarse y activar a través de esa fusión como la flauta que es, es el corazón.

   La unión de mente y corazón, trombón y flauta es la consolidación en la materia de la unión. El punto de encuentro del in finito del ser que somos, materializado en la orquesta.

   Una orquesta con principio y fin integrados en uno, en la conexión in finito del ser que somos.

IN FINITO en tí

  IN FINITO en mi

 INFINITO como

punto de encuentro

entre tú y yo, en

ti y en mi.

Satnam

Sanat Kumara