PERSEVERAR (Octubre)

Viernes 13 de octubre de 2017. Pamplona

Canaliza: Mireia Adelantado Franch.

 

PERSEVERAR

 

Primero escuchar el dictado de la luz. Para continuar tomar el dictado de la luz y hacerlo presente en nuestro día a día. Para proseguir expandir el dictado de la luz y perseverar en ello.

 

Aquel que ve en el perseverar el dictado de la luz no tiene preguntas, dudas, quejas o miedos. Emplea ese tiempo en perseverar. Algunos le llaman loco, otros ni siquiera le dirigen la palabra, sin embargo otros que perseveran se acercan a él y caminan de la mano, sin tener que justificarse o dar explicaciones.

 

Los que perseveran en el dictado de la luz caminan, no dialogan. Caminan de la mano. Al dialogar no se persevera, se construyen muros dialécticos difíciles de transitar a no ser que uno decida ser transitador de muros y nada más.

Perseverar es caminar en el dictado de la luz y no entretenerse con falsas ideas sobre diálogo y post-diálogo.

Perseverar es caminar de la mano sin imponer diálogos, sin buscarlos, justificarlos o quebrantarlos.

Dialogar no es perseverar.

Dialogar es no atreverse a perseverar. Es hablar por hablar, por transitar otro recorrido alternativo al perseverar.

Los llamados dialogantes rechazan el perseverar y lo visten de terquedad y de obtusismo.

Tanto dialogar visten las palabras con otros vestidos para diluir la visibilidad y la fuerza real del perseverar. Aquel que persevera no dialogará. Continuará en el perseverar mientras los diálogos dialogan entre sí.

 

En el perseverar se encuentra la fortaleza del caminar y el alumbramiento.

Ya no necesitáis hablar ni al diálogo como salvavidas. Escuchad el dictado de la luz que es en nuestro interior el único caminar.

 

No es tiempo de enfrentamiento dialéctico, ni tiempo de que impere el diálogo como único camino.

Es el perseverar en el dictado de la luz el caminar tranquilo, seguro, firme y expansivo.

Todo lo demás forma parte del diálogo que dialoga y se ahoga en su propio diálogo. 

La televisión vive del diálogo, la política vive del diálogo, os animamos a explorar todo aquel y todo aquello que se nutre del diálogo y a través de él.

El perseverar no necesita de nadie para perseverar.

El diálogo necesita dialogar con alguien, con algo.

 

Unamos nuestros corazones desde el perseverar. Sintamos en el perseverar el dictado de la luz. Nada más.

 

Aquel que quiera imponer el diálogo encontrará otro que impondrá otro diálogo y ambos construirán muros para seguir dialogando. 

 

Perseverar es reencontrarse en el camino. En el único caminar. La luz es el sendero, su dictado son los pasos y el perseverar la forma de transitar.

 

Perseverar

 

 

            “Hermanos Pleyadianos

            desde el perseverar

            en Unidad”