RESPETAR-SE (Julio)

Jueves 13 de julio de 2017. Pamplona

Canaliza: Mireia Adelantado Franch.

 

RESPETAR-SE

 

No esperar nada de uno mismo y actuar en consecuencia de lo que uno es.

 

Caminar al ritmo del UNO sin esperar nada de los demás, sin querer recorrer otro camino que el camino del UNO y respirar con alegría ese mismo caminar.

 

Respetar-se y al respetar-se, respetar, en ese orden y no otro orden. En el orden.

 

Primero el respetar-se, pues en él se encuentra todo y nos encontramos todos.

 

Creer que hay otro orden no es real. Induce a error y a distanciamiento con uno mismo, por lo tanto, con todo y con todos…

 

Respetar-se es aclarar toda duda de creencia de control sobre uno mismo y sobre todo y todos.

 

Respetar-se es sentir el corazón propio latir al ritmo del UNO, y en él sentir el corazón de todos y todo latir.

 

No sentir distancia, ni alejamiento, ni querer otro caminar que el propio.

 

Y en el propio caminar sentir el único camino.

 

Respetar-se es no volver a jugar a un juego de desesperación, de dolor, de culpa, de miedo.

 

Respetar-se es escuchar la propia respiración y en ella la única y verdadera respiración.

 

Cuando uno se respeta, respeta y siente el respeto como el don sagrado que es. Sin esperar nada puede sentir el respirar UNO, el corazón UNO. La UNIDAD.

 

La toma de conciencia del respetar es un acto de amor hacia lo que uno mismo representa en la llama de la vida.

 

Es tomar conciencia del Ser Sagrado que respira y late en uno mismo. El Ser Sagrado que uno es, en conexión con todo y con todos, sin necesidad de hacer nada, demostrar nada, practicar nada, reflexionar sobre nada.

 

Respetar-se es ser siendo lo que uno es, sintiendo que la Unidad es en uno sin que uno tenga que hacer nada para pertenecer a ella.

 

No existe deber hacia el UNO, no existe un compromiso legal, ni fechas, ni plazos, ni condenas, ni obligación.

 

Respetar-se es la misión de cada uno de todos nosotros, y para ello navegamos de la mano. Aunque no lo veamos.

 

Afortunados aquellos que no solo lo ven.

 

Amados somos todos.

 

Respetar-se es la clave de caminar con ligereza en la expansión del amor que somos.

 

Respetar-se es lo que hace el corazón que late en ti.

 

Respetar-se es lo que hace la respiración que nade y renace en ti.

 

Ahora cierra los ojos y siente como respira el corazón UNO en ti.

Como respiramos todos en ti.

Como respira todo en ti.

Como tú respiras en nosotros.

Como tú respiras en el Todo.

Ahora abre los ojos y no lo olvides.

 

El respetar-se es la clave, no hay que añadir nada más.

 

Hermandad Blanca

en unidad con

todos y con todo.

Caminando en la Tierra.