Actualidad

Nueva canalización: El abrazo entre hermanos

 

 

Sanarse es Amarse

Te tiendo mi mano para que juntos recordemos quienes somos, qué somos y a qué venimos. Suelta el frío, el dolor, el miedo, la angustia, la tristeza, la duda, el sentimiento de abandono y la creencia del desamor.

Escuchemos juntos a tu enfermedad, el mensaje único de ti para ti.

Amémosla juntos, sin juicios, sin expectativas y sin condiciones.

Respira… siente cómo se desanudan los nudos y tus cicatrices sanan, tu dolor desaparece, tus relaciones se transforman y tu sonrisa y tu paz se vuelven contagiosas.

Donde veías oscuridad ahora ves brillar la luz y puedes ver lo que realmente eres, lo que realmente somos: UNO.

Somos “Nosotros” y fluimos en el mar, vibrando en el eterno SÍ.

Recuperemos el verdadero significado del Amor: Agradecimiento a la enfermedad por su misión, el haber sido nuestra herramienta de liberación y amémosla por ello.

Al amarla renunciamos a luchar contra ella y evitamos derribarla y derribarnos con ella. Ya no necesitamos delegar en otro nuestro poder sanador.

Ahora lo tomamos y lo compartimos.

Si yo sano, tú sanas y juntos sanamos con nosotros a todos aquellos que compartieron, comparten y compartirán camino.

Y al hacerlo, la Tierra sana al unísono.

Y sembramos Paz… No somos ni buenos ni malos. Somos Amor.

No estamos solos ni separados. Estamos en la Unidad.

No somos algo que ya pasó ni tampoco algo que está por llegar.

Somos Presente.

Mi corazón y mi ser están contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *